Elecciones en EU: La ventaja de Joe Biden se consolida en las encuestas a 100 días de las urnas

Joe Biden estaba fuera de la competición electoral en la noche del 22 de febrero. A los 77 años, su carrera política había terminado para la prensa aquel día cuando, después de haber perdido en las primarias de Iowa y las de New Hampshire, quedó segundo a 26 puntos de Bernie Sanders en Nevada. Subió al escenario, puso su sonrisa más profesional y dijo a sus seguidores: “Mirad, la prensa siempre se lanza a dar por muerta a la gente demasiado deprisa. ¡Pero estamos vivos, estamos remontando y vamos a ganar!”. Una semana después arrasó en Carolina del Sur. El supermartes 3 de marzo, todos los moderados del partido demócrata se unieron en torno a él y le convirtieron en un candidato inalcanzable.

Este fin de semana marca la cuenta atrás de 100 días para las elecciones presidenciales del 3 de noviembre en Estados Unidos. Biden es el candidato in pectore del Partido Demócrata. Está pactando su agenda con Sanders para no dejar atrás ni un solo voto progresista. Pero, además, parece estar ampliando esa base a prácticamente todos los grupos demográficos, en todos los Estados clave. Desde hace un mes, Biden está por delante del presidente Donald Trump en todas las encuestas de nivel nacional. Esta es la radiografía de la campaña cuando faltan 14 semanas para unas elecciones cruciales:

Media de 8,8 puntos de ventaja
Desde el 26 de junio se han publicado 15 encuestas sobre las preferencias a nivel nacional en Estados Unidos, según el recuento que sigue el portal RealClearPolitics. Biden está por delante en todas. La media es una ventaja de 8,8 puntos. La más ajustada le da 2 puntos y la más generosa, 15 puntos (52 a 37). Las encuestas nacionales no son muy útiles para predecir la victoria en un país tan grande y con un sistema político tan fragmentado, como se vio en 2016, cuando ganó Donald Trump frente a Hillary Clinton. Pero sí sirven para captar el tono general de la simpatía del país por uno u otro candidato a la Casa Blanca. En este momento, la cuestión es cuánta ventaja tiene Joe Biden, pero no está en discusión que va por delante.

Por delante en todos los Estados clave
El 3 de noviembre no se celebran unas elecciones presidenciales, se celebran 50, una en cada Estado y cada una con idiosincrasias y demografías distintas. La elección depende de un puñado de Estados medianos, que son los que pueden caer de un lado u otro. Todos los análisis coinciden en que los que cuentan ahora son Pensilvania, Michigan, Wisconsin, Carolina del Norte, Arizona y Florida. Los cuatro primeros los ganó Trump por sorpresa hace algo más de tres años y medio, algunos por estrechísimo margen. Arizona y Florida son una moneda al aire. Según las encuestas del último mes, Biden está en este momento dulce para su campaña, por delante en todos los Estados clave.

El apoyo de Biden es más diverso
El razonamiento detrás de elegir a Joe Biden como candidato demócrata era que pudiera conectar con todos los grupos demográficos y socioeconómicos del país, algo que no podían garantizar otros candidatos del partido. Las encuestas coinciden en darle ventaja en casi todos los grupos analizados. La encuesta de NBC/WSJ del pasado día 15, por ejemplo, concluía que el exvicepresidente gana a Trump ampliamente entre los negros (80 a 6), latinos (67 a 22), votantes de 18 a 34 años (62 a 23), mujeres (58 a 35) y votantes blancos con estudios universitarios (53 a 38). Trump tiene ventaja entre el total de encuestados blancos (49 a 42) y el total de hombres (45 a 43). El único grupo en el que parece tener amplio predicamento es el de los blancos sin estudios universitarios (57 a 35).

Temas clave: economía, raza, sanidad
Cuando empezó esta campaña, condicionada ahora por la pandemia de coronavirus, las encuestas preguntaban por la economía. En la pregunta de quién es mejor para gestionarla, Trump aún aparece por delante de Biden en algunas encuestas, pero el margen se está cerrando según avanza el parón económico de la emergencia sanitaria. En todos los demás temas, Biden inspira más confianza. Por ejemplo, una encuesta de la Universidad Quinnipac (Connecticut) el pasado día 15 revelaba que los consultados confían más en el demócrata que en Trump para gestionar una crisis económica (57 a 38), para gestionar la sanidad (58 a 35), para combatir la pandemia de covid-19 (59 a 35) y para dar respuesta a las desigualdades raciales en el país (62 a 30). Las cifras son consistentes en casi todas las encuestas.

Empatía del candidato
Donald Trump no despertaba especial simpatía en 2016. Estos últimos años al frente de la Casa Blanca no han mejorado esa imagen. En el capítulo de las cualidades personales, el candidato Biden está por delante del mandatario en cualquier variable. Las encuestas revelan que Biden tiene más apoyo demócrata que Trump republicano. Pero, además, los que se califican como independientes también prefieren a Biden. El demócrata gana en todas las cualidades que se esperan de un candidato a dirigir la superpotencia. Por ejemplo, la encuesta de ABC/Washington Post del pasado día 19 preguntaba: quién es más honesto y fiable; entiende mejor los problemas de gente como usted; tiene mejor personalidad y temperamento para la presidencia; quién tiene una mejor idea de lo que debe representar EE UU; quién representa mejor sus valores personales; quién es más probable que una a los americanos en vez de dividirlos. Biden gana en todas. Trump solo empata (45 a 45) en la pregunta de quién es un líder más fuerte.

Fortaleza en las finanzas de la campaña
La campaña de Biden era raquítica en las primarias demócratas comparada con el tirón recaudatorio de Trump en los últimos años, en los que nunca ha dejado de reunir dinero. Eso ya no es así. Biden tenía 88 millones de dólares en marzo y ahora tiene 279 millones de dólares. Trump ha recaudado 342 millones de dólares. La brecha del dinero se está cerrando. En junio, la campaña de Biden recaudó 63 millones de dólares por 55 la del republicano. En cuanto al dinero disponible en caja, el último informe de la Comisión de Finanzas Electorales (FEC), el pasado 22 de julio, revela que llegan a agosto casi empatados (113 millones Trump y 109 Biden). A esto hay que sumar el dinero recaudado por los partidos y por los grupos de grandes donantes anónimos. Biden ha sumado ya casi tanto dinero como Hillary Clinton a estas alturas en la carrera de 2016. Trump, en el doble de tiempo, está a punto de alcanzar las cifras de Obama en 2012.

Fuente: El País

Deja una respuesta