Xi Jinping recibe a su par estadoundense, Donald Trump

China pidió una “reconciliación” con EEUU y propuso tres listas con los temas clave de la relación

China realizó este jueves un llamamiento a la “reconciliación” entre China y Estados Unidos y propuso la elaboración de listas para identificar y resolver las disputas que mantienen ambos países.

En un inusual discurso publicado en la página web de la cancillería, el ministro de Asuntos Exteriores del régimen chino, Wang Yi, reconoció que ambos países se enfrentan a “los más graves desafíos” desde que establecieron relaciones diplomáticas en 1979, y expresó que desea que los lazos se desarrollen de “una manera sincera”.

China está dispuesta a hablar si EEUU quiere. Sólo el diálogo puede evitar los malentendidos”, afirmó, y agregó que ambas potencias han de “coexistir pacíficamente y enviar energías positivas”. El tono conciliatorio marca una diferencia con respecto a las declaraciones de hace unas semanas, en las que advirtió que Washington y Beijing estaban al borde de una nueva guerra fría.

(Reuters)(Reuters)

El jefe de la diplomacia china se mostró partidario de limar asperezas, y a tal efecto sugirió elaborar varias listas para que ambos países las estudien.

La primera concerniría a temas “bilaterales y globales” en los que las potencias pueden trabajar en cooperación, mientras que la segunda trataría de “asuntos problemáticos” que, en teoría, la disputa aún puede resolverse mediante el diálogo. La tercera lista enumeraría problemas sin solución.

Entonces podríamos manejar esas disputas y minimizar el daño a las relaciones, con base en el espíritu de buscar puntos en común mientras mantenemos nuestras diferencias”, explicó.

Según Wang, la política estadounidense respecto a China se centra en “juicios erróneos que no se basan en hechos y una paranoia macartista”, y la clave estaría en que no pueden pretender cambiar al otro: “China no puede ser otro Estados Unidos. Tenemos nuestro propio camino acorde a nuestras características”, dijo.

El trasfondo de las diferencias entre las dos potencias es la subyacente pugna por la hegemonía, la guerra tecnológica y comercial y, más recientemente, el intercambio de acusaciones sobre el origen de la actual pandemia de coronavirus, a cuenta de la nueva ley de seguridad para Hong Kong o por la situación de los derechos humanos de las minorías musulmanas en la región noroccidental china de Xinjiang.

Fuente: Infobae