López Obrador ordenó una auditoría “sorpresa” para controlar cómo bajan los programas sociales de la 4T

Andrés Manuel López Obrador ordenó una auditoría en todos los estados para conocer cómo están funcionando los programas sociales y en qué condiciones son entregados. Según pudo conocer LPO la orden es ejecutada por Gabriel García y un equipo de externos que usan las bases de los programas para hacer visitas sorpresas a los beneficiarios para conocer su realidad. A fines de febrero habrá conclusiones.

El movimiento se remonta a una reunión que tuvo el presidente con los superdelegados en diciembre. Allí fue terminante al decir que no quería que hubiera condicionamientos políticos para dar los programas y que si algún superdelegado tenía aspiraciones políticas debías presentar su renuncia. “Si alguien hace política con esto yo mismo me encargaré de que la justicia proceda”, lanzó ante la mirada inquieta de los delegados.

Y no se trata tanto de la construcción política de jugadores de Morena en diversas entidades. La realidad es que a Palacio Nacional llegaron reportes de diversos municipios donde los programas son operados por alcaldes del PRI y del PAN que asignan los recursos para su propio capital político.

La jugada que los delegados no terminan de captar es sobre cuándo será el momento de capitalizar los apoyos a nivel político. Por ahora no hay instrucciones al respecto. Y es por eso que algunos -como Delfina Gómez en el Estado de México- ya expresan su cansancio.

En las filas propias la gran inquietud es Jalisco. En el entorno presidencial crecen las críticas a Carlos Lomelí que fue forzado a dejar esa posición aunque su reemplazo también ha generado conflictos.

Fuente: La Política On Line