“México es un desastre”: la acusación de la Arquidiócesis al gobierno de AMLO

“México es un desastre”, con esta frase el obispo auxiliar de la Arquidiócesis Primada de México, Carlos Samaniego, inició su sermón durante la primera misa dominical de 2020. De acuerdo con Samaniego, actualmente el país carece de un líder que marque el rumbo de las instituciones y se llevan ejecutando medidas que son “fundamentalismos so pretexto de democracia”.

México es un desastre, que se refiere a la falta de astro. Desastre es no tener una guía, una ilusión, un sueño. Una estrella guía al marinero para tener buen puerto, y hay veces que no tenemos en las familias, en las instituciones, esa estrella que guíe nuestros pasos”, dijo durante el sermón de la eucarestía, celebrado en la Basílica de Guadalupe.

El obispo auxiliar criticó además las iniciativas del gobierno para despenalizar el aborto, pues según el, las mujeres “como el rey de Herodes, buscan matar al niño”. “Hay instituciones que andan buscando buscando matar a los niños con el tema del aborto; hay familias que quieren matar al niño”. Además, aseguró que un país que fomenta este tipo de políticas, “no tiene futuro”.

Samaniego se refirió así para criticar al Congreso de la Unión por impulsar la despenalización del aborto. Esto pese a que sigue siendo un tema prácticamente congelado en el país, donde en la mayoría de los estados sigue siendo ilegal la interrupción del embarazo.

(Foto: Twitter)

(Foto: Twitter)

Esta no es la primera vez que la Arquidiócesis de México critica la administración que encabeza Andrés Manuel López Obrador. En agosto del año pasado, lo acusó de no mostrar voluntad de diálogo y de determinar el futuro del país sin el consenso debido.

“No podemos resignarnos como ciudadanos individuales y menos como sociedad civil organizada a tener un gobierno que maneja de manera unilateral y unipersonal los grandes problemas de este país”, subrayó en su editorial publicado en el semanario religioso Desde la Fe.

En esa ocasión, aseguró que la única participación ciudadana se daba “a mano alzada”, “en medio de mítines a modo”, cuando las políticas públicas que se debaten deberían estar sustentados en “argumentos razonables y mecanismos verdaderamente democráticos”.

El aborto: tema pendiente con AMLO

En esta fotografía de archivo del 8 de marzo de 2019, una manifestante sostiene en lo alto un cartel de apoyo a la despenalización del aborto durante una movilización de feministas el Día Internacional de las Mujeres en la Ciudad de México (Foto: AP)

En esta fotografía de archivo del 8 de marzo de 2019, una manifestante sostiene en lo alto un cartel de apoyo a la despenalización del aborto durante una movilización de feministas el Día Internacional de las Mujeres en la Ciudad de México (Foto: AP)

La despenalización del aborto sigue siendo un tema pendiente en México. Son pocos los estados que han intentado sumarse a los impulsos por garantizar la seguridad de la mujer en este tema, pese a que cada año, entre 750 mil y un millón de mujeres realizan abortos clandestinos en el país.

En medio de este debate, López Obrador se ha negado una y otra vez a emitir un posicionamiento claro, bajo el argumento de no querer “polarizar” a la población. Tan sólo el pasado 2 de diciembre, el mandatario volvió a manifestar que desde su gobierno, la legalización del aborto “no se descarta” pero tampoco se “promueve”. Su frase fue una esquiva respuesta a la demanda de miles de mujeres que exigen un alto a la criminalización de quienes deciden interrumpir su embarazo.

“Preferimos mejor que lo vayan resolviendo mediante diálogo, en la misma sociedad, que el gobierno espere a que haya acuerdos, no queremos polarizar con este tema, no se descarta nada, nada más no promoverlo. Esperar a que la misma sociedad sea la que decida sobre este tema”, concluyó López Obrador el mes pasado.

Fuente: Infobae