El Padre Córdoba, en la punta de la lista de los mexicanos mas buscados por Interpol

La Organización Internacional de Policía Criminal (Interpol por sus siglas en inglés) busca a 63 mexicanos reclamados en cinco países, por su probable responsabilidad por los delitos de lavado de dinero, narcotráfico, fraude, secuestro, peculado, tortura, tráfico de personas, robo de niños, asesinato y violación de menores, entre otros.

La página electrónica de la Interpol cita que México, Estados Unidos, Uruguay, Argentina y Guatemala; pidieron la intervención de la agencia internacional, por lo que la organización realiza una búsqueda en 194 países al tiempo que emitió las fichas rojas que ordenan su captura provisional con fines de extradición.

Entre los mexicanos prófugos destacan el ex gobernador de Chihuahua César Duarte, el narcotraficante Rafael Caro Quintero y el sacerdote Eduardo Córdova Bautista, acusado de violar a menores de edad en San Luis Potosí.

De los 63 casos, solo en 56 Interpol ofrece detalles de los países que solicitaron el auxilio de los 194 que integran la organización, así como de los delitos que imputan a cada uno.

En los siete casos restantes no hizo pública la información ni exhibió su fotografía, pero de acuerdo con diversos medios citan a funcionarios del gobierno federal, entre ellos el ex director de Petróleos Mexicanos Emilio Lozoya Austin, su hermana Gilda Susana y su esposa Marielle Helene Eckes, así como Nelly Maritza Aguilera Concha, involucrados en los casos de Agronitrogenados y Odebrecht.

En el caso de el sacerdote Eduardo Córdova es buscado por privación ilegal de la libertad, abuso sexual calificado, corrupción de personas menores de 18 años o de personas que no tienen capacidad para comprender el significado del hecho, o de personas que no tienen la capacidad de resistirlo, y violación equiparada.

El ex religioso se encuentra desaparecido desde junio de 2014, hace más de seis años, cuando un juez liberó una orden de aprehensión en contra de Eduardo Córdova Bautista, acusado de cometer agresiones sexuales en contra de más de 100 menores de edad, denuncia que inició en el gobierno de Fernando Toranzo quien primero apoyó la denuncia al sacerdote para después acusársele de protegerlo, en un gobierno lleno de denuncias de corrupción.

Fuente: Milenio