Albania vive el peor terremoto en 40 años con más de una decena de muertos

Un potente terremoto despertó este martes de madrugada a los albaneses y dejó al menos una decena de víctimas mortales, 600 heridos y un número no determinado de personas sepultadas, así como innumerables daños materiales.

Con una magnitud 6.4 en la escala Richter el de hoy ha sido el mayor seísmo registrado en Albania desde el de 1979 en la región norteña de Shkodra.

El seísmo, cuyo epicentro estaba situado en el mar Adriático, cerca de la ciudad de Durres, ha tenido más de un centenar de réplicas de hasta 5.4 grados y ha afectado también a localidades al norte de la capital, Tirana.

La mayoría de víctimas se ha producido por el derrumbe de edificios, aunque las tareas de rescate siguen en marcha, porque se supone que todavía hay personas bajo los escombros.

Las zonas más dañadas son Durres y Thumana donde se registraron 13 de los 15 víctimas registradas hasta el momento.

Además de las personas que murieron tras derrumbarse sus viviendas, un hombre murió en la localidad de Kurbin, al norte de Tirana, tras arrojarse desde el balcón y otro en un accidente al derrapar su coche.

Entre las víctimas está un comisario de Policía que perdió la vida en la playa de Durres al quedar sepultado por el derrumbe de parte de un edificio que servía de lugar de descanso veraniego para personal del Ministerio del Interior.

Las consecuencias han sido dramáticas, con la población sumida en el colapso y el pánico, durmiendo en sus automóviles o en plena intemperie.

“Estamos sin dormir, traumatizados. No pude salir porque no podía dejar solo a mi marido paralizado en cama”, relató a Efe Manushaqe Avdiu, una pensionista de Tirana, donde no ha habido que lamentar víctimas aunque sí daños materiales.

“Se nos cayeron los cuadros encima y el motor del aire acondicionado que estaba colgado en el balcón”, decía un hombre que horas después del terremoto principal aun no se atrevía a regresar a casa por temor a las potentes réplicas.

En las operaciones de rescate participan también familiares de las personas que están bajo las escombros.

En los hospitales han recibido atención médica unas 600 personas, 60 de las cuales se encuentran aún internados y 9 de ellos están en estado crítico para la vida, según fuentes sanitarias.

En el estadio de Durres y en Thumana Protección Civil ha erigido carpas para acoger a las personas sin techo.

El primer ministro albanés, Edi Rama, declaró que hasta primeras horas de la tarde habían podido ser rescatadas 41 personas y aseguró que ya han llegado desde Kosovo equipos especializados.

También han llegado helicópteros militares de Italia, y equipos de Montenegro y Grecia.

En el aeropuerto de Tirana, que funciona normalmente, se espera además la llegada de equipos de Turquía, Francia, Serbia, Rumanía y Croacia.

La Unión Europea ha activado asimismo los mecanismos de asistencia, a pesar de que el país no es Estado miembro.

“Esta desgracia requiere un extraordinario coraje, gran paciencia y solidaridad y mucha calma”, declaró Rama, quien pidió afrontar entre todos este siniestro natural.

“La gran herida de hoy nos va a hacer más fuertes mañana”, declaró Rama.

En el edificio de la presidencia en Tirana, donde no ha habido víctimas aunque sí daños materiales, la bandera ondea a media asta en señal de luto por las víctimas del terremoto.

En septiembre pasado un seísmo de una magnitud de 5.6 grados, con un epicentro situado en la misma zona que el de hoy, dejó medio millar de casas dañadas, aunque no causó víctimas.

La costa del Adriático es una zona de gran actividad sísmica, si bien por lo general no suelen registrarse terremotos de tanta intensidad.