Médicos temen muerte de pacientes por deplorable estado de clínica del ISSSTE

Múltiples camillas en mal estado en el área de urgencias; suspensión de cirugías por falta de camas para los pacientes; aire acondicionado deficiente en quirófanos; carencia de médico anestesiólogo para el cuidado de los pacientes postoperados; entre otras deficiencias afectan al Hospital General, por lo cual, el complejo se encuentra en “deplorable estado”, denunciaron médicos trabajadores de base de ese complejo hospitalario.

Mediante una carta entregada a Luis Antonio Ramírez Pineda, director general del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), los profesionistas detallaron la situación crítica que viven a diario, incluso la posibilidad de que usuarios fallezcan durante la atención.

Indicaron que en la consulta externa los consultorios son insuficientes en número, siendo todos de “uso compartido”, es decir, que el médico tenga que esperar a que su colega termine su consulta para así poder iniciar él sus labores.

Refirieron que existe un baño en cada vestidor para uso del personal, el cual es utilizado no solo por el personal médico y de enfermería, sino en general por todos los trabajadores, ya que se cuenta con pocos baños en el edificio; en ocasiones existe “fila” para ser utilizado.

Reportaron que desde la segunda quincena de septiembre pasado el personal médico está trabajando bajo hostigamiento y acoso laboral, por parte del personal de confianza directivo, impuesto por la responsable provisional de la delegación estatal, Alicia Quezada Lara, así como presuntos actos de corrupción.

Aunado a lo anterior, persiste desabasto de medicamento, el área de enseñanza carece de internet o éste se encuentra restringido y/o “bloqueado” y el área de diálisis peritoneal solo tiene 5 camas útiles.

Alertaron que, con la pretensión de trasladar la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) a la capital, se generará un incremento considerable en el número de derechohabientes, probablemente cerca de 2 mil a 3 mil titulares, que sumado a su derechohabiencia serían alrededor de 6 mil a 8 mil pacientes más.