Renuncia Rocío Zavala por desacuerdos con el alcalde en el manejo del Cenytro Histórico

Por la falta de interés del alcalde Xavier Nava para dotar de un reglamento a la Unidad de Gestión del Centro Histórico y por el regreso de la vendedora de elotes a la plaza del Carmen, la panista Rocío Zavala renunció desde el viernes a ese cargo de reciente creación.

Pese al hermetismo con que el alcalde Nava pretende mantener la renuncia, la noticia trascendió en la UAM, Zavala tronó al considerar que no podía seguir trabajando sin un reglamento que fundamentara sus acciones, que además le costaron varias recomendaciones de la CEDH, por violar derechos humanos a la comunidad gay y a los ambulantes.

Terca hasta el grado del berrinche y el pataleo, Zavala es también autoritaria, prepotente y grosera, se recuerda que en el trienio de Octavio Pedroza Gaitán renunció porque el entonces comisario municipal Enrique Galindo no acató la orden de desalojar a la misma vendedora de elotes.

Regresó a la Dirección de Comercio Municipal luego de que Pedroza le rogó y hasta flores le mandó.

Desesperado porque sus compromisos con la Canaco y Nuestro Centro no los podía cumplir ante el creciente ambulantaje, Nava recurrió a Zavala y la designó titular de la Unidad de Gestión del Centro Histórico con la promesa de que tendría autonomía y todo el apoyo para trabajar y limpiar el centro de los “indeseables” ambulantes como ella se refiere a ellos.

Pero tampoco se puso a trabajar como se esperaba, se fue a España a un tour de quince días sin siquiera haber cumplido seis meses en el cargo, lo que provocó duras críticas de los dirigentes empresariales.

Tras sus vacaciones, Zavala cometió error tras error, sobre todo al allanar el antro “Grekos Latinos”, vejando a los concursantes de la “Reina Gay 2019” al exigirles que se desvistieran y se quitaran el maquillaje, mientras los inspectores a su cargo los ofendían con expresiones homofóbicas, lo que motivó la presentación de nueve denuncias en contra de Zavala y el alcalde ante la CEDH y Comisión Estatal de Atención a Víctimas.

Lo que derramó el vaso fue el regreso de la vendedora de elotes y de otros comerciantes a la plaza de Carmen como parte del acatamiento parcial de la recomendación de la CEDH, y Zavala se sintió ridiculizada y ofendida porque Nava que tomó la medida sin consultarla.

Por lo que el viernes pasado Zavala le renunció a Nava y la Unidad de Gestión del Centro Histórico se mantiene acéfala y sin realizar ninguna actividad, porque se quieren evitar más problemas hasta en tanto no se definan con claridad sus funciones con la aprobación de un reglamento del que ni siquiera tienen un borrador.

En el terreno político, con la renuncia de Zavala se agrava el distanciamiento del PAN con Nava que ha preferido a sus amigos y navistas en los cargos del gabinete mejor pagados.

Fuente: Ultima Hora SLP

Deja un comentario