Sesión de la Suprema Corte de Justicia de la Nación

Todo el poder: los intentos de López Obrador para apropiarse de la Suprema Corte

La renuncia de Eduardo Medina Mora como ministro a la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha abierto una nueva crisis política ante la duda de quién será su sustituto. La posibilidad de que el nuevo nombramiento le otorgue al presidente Andrés Manuel López Obrador mayor poder en el órgano judicial es latente, y así lo han hecho ver políticos de la oposición.

Miembros del Partido Acción Nacional (PAN), Partido de la Revolución Democrática (PRD) y del Partido Revolucionario Institucional (PRI), han hecho pública su consternación ante la posibilidad de un “control absoluto” por parte del mandatario mexicano tanto a nivel legislativo como judicial.

Lamentable la renuncia del ministro Medina Mora a la @SCJN. Ojalá y no haya sido por presiones políticas por parte de la 4T. El asedio al Poder Judicial desde el Gobierno de @lopezobrador_ y del @PartidoMorenaMx ha sido la constante. Necesitamos un Poder Judicial Independiente.

— Angel Avila (@AngelAvilaPRD) October 3, 2019

¡Qué bueno que se va Medina Mora!

¡Qué malo que @lopezobrador_ vaya a imponer a otro(a) incondicional!

Celebraría lo primero sino fuera por lo segundo.

La independencia del Poder Judicial está en juego y eso es más importante que un Ministro bueno o malo.

— Fernando Belaunzarán (@ferbelaunzaran) October 3, 2019

En otras ocasiones las acciones del presidente han revelado su intención de querer obtener una mayoría en la Suprema Corte. Al respecto, se recuerda que en diciembre de 2018 los tres candidatos que nombró para sustituir al ministro José Ramón Cossío Díaz eran muy cercanos a él, y al menos dos, militantes de Movimiento Regeneración Nacional (Morena), el partido que él fundó. Al final, uno de sus nominados fue electo ministro, se trató de Juan Luis González Alcántara Carrancá, quien fue candidato a la fiscalía y presidente del Tribunal Superior de Justicia cuando Obrador fue jefe de gobierno de la Ciudad de México.

En marzo de este año, los senadores aprobaron a Yasmín Esquivel Mossa para que se integrara al máximo tribunal en sustitución de la ex ministra Margarita Luna Ramos. Su elección también fue polémica, pues es esposa del empresario José María Riobóo, quien es asesor del presidente y se encuentra a cargo de las obras del nuevo aeropuerto en Santa Lucía.

Estos dos antecedentes directos dan un indicio de lo que podría ocurrir con este tercer nombramiento. Telésforo Nava Vázquez, doctor en Estudios Latinoamericanos y académico de la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM), ahondó sobre estas preocupaciones en entrevista para Infobae México.

Andrés Manuel López Obrador muestra una dinámica de querer centralizar absolutamente el poder. Ha centralizado en el ejecutivo un montón de funciones y busca desaparecer otros órganos independientes para él controlarlos

De acuerdo a su análisis, el tabasqueño tiene la “vista puesta” en la SCJN. De ahí que incluso se planteara ampliar el número de miembros a fin de obtener mayoría. Hasta el momento eso no ha ocurrido, pero los siguientes nombramientos son clave para que algo así ocurra.

No obstante, Nava explicó que la sustitución de Medina Mora no es suficiente para que Obrador obtenga de facto una mayoría. “Se necesitarían mas cambios, pero sí es significativo que lo quiten porque entró al poder con el ex presidente Vicente Fox, quien lo metió al CISEN (Centro de Investigación y Seguridad Nacional) y luego llegó a la Suprema Corte con Enrique Peña Nieto”, añadió el académico.

Su conclusión es que Medina Mora mantenía una visión afín al gobierno del sexenio anterior, y que en este tiempo había estado jugando como contrapeso para obrador en la Corte. Visto así, su salida significaría, en palabras de Nava, una “purga” con miras a “tomar el control de la SCJN”.

La siguiente jugada en este caso, aseguró, sería poner una persona afín a López Obrador en sustitución de Eduardo Medina. Y de manera paralela, ir allanando el terreno para ratificar su mayoría en el Congreso de la Unión para 2021 y conseguir de ser posible el número necesario de curules que le permita hacer reformas a la Constitución sin depender de los opositores.

“El está trabajando para tener un control total”, remató Nava. Pensamiento semejante tiene Alejandro Madrazo Lajous, investigador del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE), quien en entrevista para Infobae México aseguró que la renuncia de Medina Mora le da una nueva oportunidad a López Obrador para concentrar aún más el poder político.

“Un nombramiento más, ya tuvo dos, y otro más que tendrá en 2021… Así es que tendremos un presidente con un peso desmedido tras la nueva conformación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación”, aseguró Lajous.

Para el académico, quien fue el impulsor del movimiento “Sin cuotas ni cuates”, este poder desmedido del mandatario desprestigia y debilita al órgano judicial, además de perjudicar al ejercicio democrático del país, pues se necesita de contrapesos para tener credibilidad.

La renuncia de Medina ya es un hecho, horas después de que se hiciera público el presidente aceptó su salida de la Corte. Ricardo Monreal Ávila fue el encargado de confirmar la noticia, por lo que ahora queda en manos del Senado.

Una vez que esto suceda, Obrador podrá enviar una terna de candidatos para que el Senado los entreviste y apruebe. El Senado tiene 30 días para discutir las propuestas, y de no aceptarlas, el mandatario deberá enviar una segunda ronda de candidatos.

Si no se llegase a aceptar a nadie en esa vuelta, López Obrador podría designar a cualquier funcionario de manera directa.

Fuente: Infobae