!er. Informe: según López Obrador México sigue teniendo retos, pero está feliz

“Afortunadamente, mientras los que se oponen al cambio viven aturdidos y desconcertados, la mayoría de los mexicanos apoya la transformación, y están contentos, feliz, feliz, feliz”, dijo casi al finalizar su discurso el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, durante su Primer Informe de Gobierno.
López Obrador presentó este domingo 1 de Septiembre en Palacio Nacional su Primer Informe de Gobierno. Aunque en la cuenta del mandatario es el tercero, puesto que cumplidos los 100 días, en el mes de marzo, rindió un informe con los avances logrados hasta  ese entonces, de igual manera realizó en junio el mismo ejercicio.
Por eso, en un sencillo escenario con una sola silla al centro, destacaba  la leyenda : “Tercer Informe de Gobierno al Pueblo de México”.
Dos minutos antes de las 11 de la mañana fue cuando se escuchó el toque de atención de la banda de guerra del Ejército que anunciaba el inicio de la ceremonia protocolaria. Segundos después apareció el presidente mexicano saludando a la bandera y subió al templete en donde, sonriente, posó para las cámaras de los medios de comunicación mostrando un grueso libro, en cuya portada se leía: “1 Informe de Gobierno 2018-2019”.

En punto de las 11  López Obrador comenzó con su discurso y aclaró: “No lo voy a leer todo (el grueso libro del informe)”. Luego agradeció la presencia del Poder Judicial, Poder Legislativo, gobernadores, empresarios, obreros, campesinos y representantes de las organizaciones sociales y civiles de México.
Un par de horas antes ya habían llegado casi todos los 600 “invitados especiales”, entre los que se encontraban además de su gabinete legal y ampliado, una importante presencia de mandos del Ejército y la Secretaría de Marina.
Algunos de los que llegaron tarde, ya iniciado el discurso del presidente, fue Yeidckol Polevnsky, presidenta del partido Movimiento de Regeneración Nacional (Morena), Alejandro Gertz Manero, procurador general de la República y el senador Napoleón Gómez Urrutia.

Minutos antes de iniciar la ceremonia, funcionarios , empresarios, militares, marinos, gobernadores, secretarios de Estado, diputados y senadores, se saludaban y abrazaban entre sí. Marcelo Ebrard, secretario de Relaciones Exteriores y Porfirio Muñoz Ledo, presidente del Congreso, estuvieron al menos 15 minutos conversando.
En primera fila se encontraban Beatriz Gutiérrez Müller, esposa de López Obrador, enseguida estaban tres de los  cuatro hijos del mandatario mexicano. Después estaba el presidente de la Suprema Corte de Justicia, Arturo Zaldivar, junto a la escritora Elena Poniatowska, Porfirio Muñoz Ledo y el secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval.
López Obrador rompió con la tradición, que inauguró el expresidente Vicente Fox, de  primero entregar el Informe de Gobierno en la Cámara de Diputados ,el 1 de septiembre, y luego dar su “Mensaje a la Nación” un día después.

En esta ocasión, el presidente mexicano se adelantó y rindió su informe en Palacio Nacional por la mañana, luego, a las 5 de la tarde, lo envió al Congreso de la Unión con la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.
Durante aproximadamente una hora y media, López Obrador informó lo su gobierno ha hecho en estos primeros 9 meses. Resaltó los acuerdos que su  administración realizó con Estados Unidos en materia migratoria , además de confiar que los Congresos de EEUU y Canadá, aprobarán el nuevo acuerdo comercial entre los tres países.
“Nada ha dañado más a México que la corrupción de los gobernantes”
Reiteró su política de austeridad y recordó que en estos primeros meses se redujeron los salarios a los altos funcionarios, así como los lujos que estaban al servicio de estos.

Habló también de las subastas que se han hecho de autos de lujo, joyas y casas que se han decomisado al crimen organizado  y la creación del Instituto para Devolverle al Pueblo lo Robado, la cancelación de condonación de impuestos, desaparición del Estado Mayor.
Aprovechó para agradecer al empresario Carlos Bremer por adquirir la casa que le fue confiscada a Zhenli Ye Gon,  por la que pagó más de 100 millones de pesos y añadió  de manera cómica: “Que por cierto ni invitamos (al empresario)”.
Otra novedad en este Primer Informe de Gobierno del Andrés Manuel López Obrador, fue la escasa presencia de elementos de Seguridad Pública a los alrededores de Palacio Nacional. No se cerraron calles, no había vallas a las afueras del recinto y tampoco hubo manifestaciones.
Solo hubo algunos momentos tensos, pero sin pasar a mayores, a la llegada  a Palacio de los empresarios Carlos Slim y Emilio Azcárraga, cuando personas que se encontraban en la calle les gritaron corruptos.

En 32 ocasiones los aplausos de los asistentes interrumpieron las palabras de López Obrador, la primera fue cuando dijo: “Si me preguntan cuál es mi plan de gobierno, en una sola frase, acabar con la corrupción e impunidad”.
“El fin último es conseguir la felicidad de la gente”, dijo López Obrador.
También agradeció a los empresarios Slim, Carlos Salazar, Del Valle y al director general de la Comisión Federal de Electricidad (CFE),  Manuel Bartlett, por los acuerdos en el tema de los gasoductos.
Destacó la resistencia que ha tenido el peso mexicano frente a “presiones externas”, y la determinación de su administración  para no aumentar la deuda pública.

“No descansaremos , haciendo todo lo que humanamente es posible hasta saber el paradero de los jóvenes de Ayotzinapa”
Habló de la estrategia para pacificar al país, reiterando que será “atendiendo las causas de la violencia” y respetando los derechos humanos. Mencionó que la Guardia Nacional ya esta en funciones en 150 coordinaciones territoriales,  con  58.600 elementos, pero serán 266 coordinaciones con 140.000.
“Se terminó la guerra de exterminio contra la llamada delincuencia organizada. El Estado deja de ser del principal violador de los derechos humanos”, indicó López Obrador.
Con el puño cerrado y sin mirar las hojas que le servían de guía, indicó: “Se va a pacificar México, es un compromiso”.

Para terminar su informe no dejó pasar la ocasión para referirse a sus adversarios, “respetuosamente y sin prepotencia” dijo: “Se los digo con respeto, no es prepotencia ni burla, están moralmente derrotados”.
“No tengo derecho a fallar” y ” Es una dicha enorme vivir en estos tiempos para servir a México”, fueron las frases con las que culminó su informe. Luego lanzó tres ¡Viva México!, se escuchó el himno nacional y con gestos de agradecimiento hacia los asistentes, terminó la ceremonia.
López Obrador se retiró del Patio de Honor de la mano de su esposa Beatriz Gutiérrez Müller.

Después de terminar el protocolo, los funcionarios que asistieron al Primer Informe del gobierno de López Obrador estuvieron despidiéndose o saludando, según el caso, tomándose selfies y charlando por varios minutos.
A las afueras del Palacio Nacional, ciudadanos o reporteros abordaban a senadores, gobernadores y funcionarios ya fuera para tomarse una foto o realizar una entrevista , respectivamente.
En una de las puertas de Palacio, al menos un centenar de personas esperaban que saliera el presidente mexicano. Con consignas como: “Es un honor, estar con Obrador”, permanecieron por aproximadamente una hora bajo los intensos rayos del sol, y cada que se abría la puerta, se escuchaba una algarabía que segundos después desaparecía al constatar que no se trataba del presidente de México.
Así, entre  600 invitados, más de 500 representantes de medios de comunicación; entre aplausos y sin contratiempos, sin  manifestaciones y con una desangelada marcha  de la oposición de tan solo 1.500 personas; transcurrió el Primer Informe de Gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Fuente: Infobae

Deja un comentario