En focos rojos, 4 de cada 10 estancias infantiles en el país, por falta de seguridad

Al menos 40% de 7 mil 363 guarderías del Programa de Estancias Infantiles de la Secretaría de Desarrollo Social, hoy Secretaría de Bienestar, se encuentran en “estado rojo” al presentar riegos para los niños que atienden, de acuerdo con un informe interno del gobierno federal.

La autoridad detectó que, de un universo global reportado por la pasada adminisración de 329 mil 735 infantes atendidos en estos centros, 84 mil 867 niños que supuestamente asistían a las estancias no se encuentran identificados.

En un documento oficial, en poder de EL UNIVERSAL, se detalla que 40% de 7 mil 363 estancias infantiles visitadas por personal del DIF presentan riesgos para los menores, en tanto que 26% de las estancias están en estado “amarillo”, en el que se detectan “situaciones que por su importancia o dimensión requieren ser atendidas a corto plazo”.

De acuerdo con el reporte del gobierno federal, sólo 30% de este universo de guarderías, que operaban con lo que fue la Secretaría de Desarrollo Social, están en “verde”, lo que significa que no se presentan situaciones ni acciones que puedan ir en detrimento de la salud física y emocional de los niños.

Agrega que sólo 4% de las visitas de supervisión cuentan con un estado “sin actividad”, que indica que no se está otorgando el servicio de cuidado y atención infantil.

Hay niños sin identificar. El gobierno federal apuntó que en esta supervisión se encontró el registro de 244 mil 886 niños; sin embargo, la Sedesol aseguraba que en estas guarderías se atendía a 329 mil 735 menores de edad, “una diferencia de 84 mil 867 niños no identificados por el DIF Nacional”.

Ante este panorama, el DIF informó que elaborará y operará el Programa Integral de Supervisión, Acompañamiento, Monitoreo y Evaluación de todos los Centros de Atención Infantil (CAI), debido a que “nunca se ha llevado a cabo el cumplimiento de la Ley General de Prestación de Servicio para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil desde el ámbito de competencia federal”.

Por lo anterior, el organismo impulsará, a través del Consejo Nacional de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral, el diseño y operación de la Política Pública de Primera Infancia en México.

Bajo esta nueva política, el DIF asegura que se deberá atender el derecho de los niños a contar con un centro de atención infantil que provea protección y seguridad, alimentación adecuada suficiente para su nutrición, enseñanza de lenguaje y comunicación, así como supervisión e inspección efectiva en materia de protección civil y que fomente el cuidado de la salud.

El documento detalla que esta ley ordena al titular del Ejecutivo federal organizar el Consejo Nacional de Prestación de Servicios para la Atención, Cuidado y Desarrollo Integral Infantil, el cual se busca que sea una instancia de consulta y coordinación que dé seguimiento continuo a las acciones que tengan por objeto promover mecanismos interinstitucionales que permitan establecer políticas públicas y estrategias de atención en la materia.

“Sin embargo, a la fecha al consejo no se le ha dado la importancia en ese sentido, y por ello no ha podido operar a nivel nacional”, señaló.

El DIF indica que el consejo se integrará con los titulares de las secretarías de Gobernación, Bienestar, Educación Pública, Trabajo y Previsión Social, así como de la Defensa Nacional, Marina y Cultura, para articular esfuerzos y recursos.

Es organismo también contará con el apoyo del IMSS, ISSSTE, del Instituto de Seguridad Social para las Fuerzas Armadas Mexicanas, de la Comisión Nacional para el Desarrollo de los Pueblos Indígenas, Comisión Nacional de los Derechos Humanos, Instituto Nacional de las Mujeres y la UNICEF, así como representantes de los sectores obrero y empresarial.

Necesario, mayor presupuesto.
El Sistema Nacional para el Desarrollo Integral de la Familia señala que el Programa de Estancias Infantiles para apoyar a las Madres Trabajadoras de este organismo tuvo el año pasado un presupuesto ejercido de 235 millones 375 mil pesos, el cual se erogó en gastos de operación para la actividad de supervisión de estancias infantiles.

En este sentido, el documento del DIF manifiesta que requiere una ampliación de 100 millones de pesos, con lo cual ascendería a la cantidad total de 323 millones 27 mil 39 pesos, “lo que permitirá ampliar los alcances mediante la asignación de recursos, principalmente en vehículos, viáticos e insumos tecnológicos”.

Fuente: El Universal

Deja un comentario