Hijos, con derecho a convivir con los 2 padres, aunque estén divorciados

Para conocer de manera directa la problemática en el tema de la alienación parental y el derecho de las niñas, niños y adolescentes a convivir con su padre y madre, fue el tema de la conferencia impartida por la Maestra Lucía Rodríguez Quintero, Subdirectora de Programas sobre Asuntos de la Niñez y la Familia de la Comisión Nacional de Derechos Humanos.

El diputado Rubén Guajardo Barrera, presidente de la Comisión de Justicia, y organizador de esta conferencia, indicó que San Luis Potosí presentó avances en este tema, luego de que recientemente el Congreso del Estado aprobó la modificación al Código Familiar del Estado por el que se reconoce el concepto de alienación parental en el caso de separación de los padres para, con ello, fortalecer los derechos de los menores y evitar que se vuelvan víctimas de manipulación y presión, en detrimento de su autonomía, de su libertad para opinar y de su derecho a convivir con todos los miembros de su familia.

El legislador señaló  la importancia de adentrarse en este tema, para garantizar el respeto a los derechos de niñas, niños y adolescentes, y en este sentido, todas las leyes son perfectibles, y en el momento en que pueda haber algo para mejorarse se podrá presentar en el pleno”.

La Maestra Lucía Rodríguez Quintero, indicó que la alienación parental consiste en mecanismos que harán que los niños presenten síntomas, antes, durante o después de la separación, que consiste en el rechazo de un padre o madre que antes era amado.

Puntualizó que esta conducta se diferencia de las situaciones de violencia familiar, donde los menores toman partido por uno de los progenitores, “pero es diferente cuando el padre o madre que era amado, son rechazados”.

“Se trata de una falta de madurez, de habilidades para poder afrontar un divorcio o una separación, y una alternativa de solución, es trabajar mucho en cursos de orientación prematrimonial, para que así como se integra un módulo de violencia familiar, también se pudiera contar con un módulo de alienación parental”, señaló la especialista.

Dijo que este síndrome, afecta tanto a los hijos, al padre y al resto de la familia que no tiene la posibilidad de convivencia con los niños, como es el caso de los abuelos o tíos.

Indicó que algunos de los pendientes para trabajar en estos temas tanto a nivel nacional, como en los estados, es generar y fortalecer redes de apoyo institucional y familiar; la generación y aplicación de protocolos de actuación por parte de la autoridad; y unificar criterios en materia de atención por afectación en los niños por conductas de alienación parental; así como protocolos de trabajo en los centros de convivencia familiar supervisada.