Asesinada una candidata del Partido Verde en Michoacán

La aspirante a diputada local Maribel Barajas, de 25 años , fue apuñalada y golpeada hasta la muerte. Su cuerpo lo abandonaron en un rancho a las afueras de Morelia.

Maribel Barajas tenía 25 años. Aspiraba a un puesto de diputada local con el Partido Verde Ecologista de Michoacán, unas siglas que acudirán junto con el partido en el gobierno de México —PRI— a las elecciones del próximo 1 de julio. Su sueño se acabó antes de tiempo, solo 10 días después del inicio de la campaña electoral. Esta joven política ha sido asesinada a puñaladas y golpes. Su cuerpo lo han encontrado la mañana de este miércoles en el terreno baldío de un rancho en Michoacán.

La fiscalía estatal ha informado que Barajas contaba con “múltiples heridas de arma blanca” y que le habían desfigurado el rostro con un objeto pesado. A pocos metros del cadáver, estaba el coche de Maribel, un Mazda rojo. El lugar donde apareció la candidata se encuentra a las afueras de la capital del Estado, Morelia, en un recinto que cuenta con un corral de toros. Su cuerpo amaneció abandonado entre los árboles de aquel predio. No hay por el momento ningún detenido.

Barajas había había dejado su cargo como funcionaria estatal para dedicarse por completo a su campaña como diputada por el municipio de Múgica, en Tierra Caliente. En esos mismos días, el dirigente estatal de su partido, Ernesto Núñez, había advertido del riesgo que corrían los políticos que aspiraban a un cargo local en muchos municipios de la entidad. Sin mencionar un nombre, contó hasta tres aspirantes del Partido Verde que se habían retirado de la campaña tras sufrir amenazas del crimen organizado. Tampoco quiso poner sobre la mesa las localidades más peligrosas para ser candidato en Michoacán, pero sí quedó claro que se encuentran en la zona de Tierra Caliente —una región que se extiende también por otros Estados como Guerrero y el Estado de México— cuna del narcotráfico y una de las más peligrosas del país.

El asesinato de candidatos locales en México ha destapado las grietas de un proceso electoral que avanza marcado por el terror de la narcoviolencia. El país elegirá el próximo 1 de julio más de 18.300 cargos entre federales y locales, entre ellos 1.200 concejales y más de 12.000 regidores. Y lo hará envuelto en las peores cifras de homicidios que ha vivido en más de dos décadas, con un promedio de 71 asesinatos al día.

La Asociación Nacional de Alcaldes realizó, antes del comienzo de la campaña, un mapa de riesgos para los candidatos. Dividió al país en cuatro regiones según las amenazas que habían sufrido los políticos y el nivel de homicidios de cada entidad. Así se concluyó que Durango, Michoacán, Oaxaca y Veracruz estaban entre las más peligrosas.

La violencia ha tocado directamente a la campaña y ha afectado a todos los partidos, aunque se ha ensañado especialmente con el eslabón más débil: los cargos locales. Ya se han registrado más de 30 ataques, desde la precampaña. Esto encendió las alarmas de la Organización de Estados Americanos (OEA). “Va un promedio de un asesinato de un candidato cada cuatro o cinco días, es un margen de violencia absolutamente inaceptable en un proceso electoral”, denunciaba el secretario general del organismo, Luis Almagro, en una entrevista el pasado 16 de marzo en Madrid.

Fuente: El País

Deja un comentario