“No tenemos miedo” grita Barcelona al terrorismo

Los miles de manifestantes que este sábado han llenado la plaza de Catalunya, donde se ha celebrado el acto que ha culminado la manifestación contra los atentados de la semana pasada, han condenado masivamente el terrorismo y han asegurado: “No tenemos miedo”.

La cabecera de la manifestación, representada por ciudadanos, ha llegado sobre las 18.30 a la plaza y se ha ido unificando con el resto de colectivos que les seguían, incluida la multitud de autoridades.

En la plaza el acto se ha desarrollado con normalidad: cuando todos los colectivos han llegado al interior, se ha abierto el acceso al resto de ciudadanos y se han repartido rosas rojas, amarillas y blancas, colores de la bandera barcelonesa.

Con la plaza llena, la actriz Rosa Maria Sardà y la miembro de la Fundació Ibn Battuta Míriam Hatibi han leído un manifiesto de apoyo a las víctimas y de rechazo al terrorismo.

Sardà ha clamado: “Si su ideología es la muerte, la nuestra es una apuesta decidida por la vida”, mientras que Hatibi ha apelado al respeto por la diversidad cultural y las creencias.

Ambas han intercalado el catalán y el castellano frente a un gran cartel del artista Frederic Amat como telón de fondo con la leyenda ‘No tengo miedo’ en 15 idiomas, y en un escenario presidido por un decorado floral hecho por el Gremi de Floristes de Catalunya.

También han ensalzado la “solidaridad” de los catalanes en momentos complicados, y han agradecido la labor de los cuerpos y fuerzas de seguridad: la plaza ha enmudecido para protagonizar un sonoro aplauso que ha hecho levantar el vuelo a las palomas que caracterizan esta plaza.

Después ha sonado ‘El cant dels ocells’ durante la proyección de un video de ciudadanos que de un modo u otro ayudaron a los afectados por los atentados.

Además se han leído textos relacionados con Barcelona de los escritores Federico García Lorca y Josep Maria de Sagarra y del músico Pau Casals, mientras los asistentes han aplaudido masivamente.

El acto ha acabado a las 18.55 horas, 15 minutos antes de lo previsto, y después el sector de las autoridades en la plaza se ha vaciado deprisa.

Fuente: El Diario