Escuela de Soledad viola Derechos Humanos

La Comisión Estatal de los Derechos (CEDH) emitió un informe especial en donde identifica que se están violando los derechos humanos de los alumnos de la escuela primaria Luis Gonzaga Medellín Niño, en Soledad de Graciano Sánchez, por haberla construido en un sitio riesgoso para su salud, ya que se encuentra a unos cuantos metros de la empresa denominada Apelsa, ante lo cual la CEDH observó diversas irregularidades por parte de las autoridades competentes.

Se especifica que, después del análisis de lo sucedido desde hace al menos tres años en este caso, se considera que con las omisiones que cometieron los servidores y ex servidores públicos involucrados se vulneraron los derechos humanos de los alumnos de la escuela, así como de la colectividad, puesto que no se garantizó a los menores inscritos en el mencionado centro educativo su derecho a la salud y a un ambiente sano para su desarrollo y bienestar sobre la base del respeto a su dignidad e integridad.

Entre otras, cosas la CEDH refirió que la Dirección de Obras Públicas y Fortalecimiento Urbano de Soledad de Graciano Sánchez debe atender el presente caso a efecto de solventar las licencias y permisos que se requieren en relación a la escuela, y que en su momento no se llevaron a cabo. Por su parte, la Secretaría de Ecología y Gestión Ambiental (Segam) debe atender y concluir los procedimientos que se iniciaron en contra de Apelsa y que están sin concluir al respecto de diversas irregularidades violatorias de las normas medioambientales, principalmente al respecto de la calidad del aire.

De igual forma, Interapas tiene responsabilidad por las descargas de aguas residuales que la empresa está arrojando al drenaje y que pudieran ser con potencial explosivo, y al Instituto Estatal de Infraestructura Física Educativa (IEIFE) por haber validado el proyecto de la escuela sin vigilar la aplicación y el cumplimiento de la normatividad en materia de construcción, rehabilitación y equipamiento de espacios educativos.

La evidencia que logró recabar la CEDH denota que la escuela no cuenta ni con licencias ni permisos de funcionamiento, ni de construcción ni de uso de suelo ni tampoco con autorización del estudio de riesgos en materia de Protección Civil; de la misma manera, Apelsa no presentó autorización de impacto ambiental ni de descargas residuales ni permiso de desechos industriales ni plan interno de protección civil.

Ante esto, la dependencia, además, recomienda que, conforme a la Ley de Responsabilidades de los Servidores Públicos del Estado y Municipios de San Luis Potosí, es pertinente que los órganos de contraloría de cada una de las dependencias involucradas inicien una investigación administrativa para determinar la responsabilidad en la que hubieren incurrido servidores públicos involucrados, tanto del ayuntamiento de Soledad de Graciano Sánchez como de la Segam, Interapas y el IEIFE.

Fuente: Samuel Estrada / La Jornada San Luis