4 policías muertos en Dallas, durante protestas

Cuatro policías han fallecido por disparos durante los graves disturbios en los que ha desembocado una manifestación contra la violencia policial en Dallas (Texas). La mecha ha prendido tras la muerte de dos hombre negros a manos de la policía en el trancurso de 48 horas, en dos actuaciones de extrema violencia grabadas en vídeo, que se han viralizado y desatado la indignación. Según informó la Policía de Dallas en un comunicado, también hay siete agentes heridos, tres en condición “crítica” y otros dos están recibiendo cirugía.

Los policías fueron abatidos por dos francotiradores que les dispararon desde una posición elevada y están en busca y captura por la policía, que ha pedido la colaboración vecinal. Las protestas y manifestaciones se han ido sucediendo a lo largo del día en distintas ciudades de forma espontánea tras la muerte de los afroamericanos Philando Castile, en Minnesota, y Alton Sterling, en Luisiana. La violencia en la que ha derivado la concentración de Dallas recuerda a los disturbios que se generaron en Feguson (Misuri), hace dos años, cuando Michael Brown, uni chico de 18 años que iba desarmado, perdió la vida por los disparos de un policía blanco.

El departamento de policía de Dalla ha ido actualizando en su cuenta de twitter el recuento siniestro. Pasados 20 minutos de la medianoche, han anunciado la cuarta víctima mortal. “Con el corazón roto, informamos desolados de que cuarto agente ha muerto”, decía el mensaje. La ola de violencia puede tener consecuencias imprevisibles en Texas, uno de los estados más permisivos con la posesión de armas.

Ayer, Castile, de 32 años, murió abataido por un agente de policía que lo había detenido porque su vehículo tenía un faro trasero roto. En el vídeo, que su novia transmitió en directo, se le ve agonizar mientras el policía sigue apuntando su pistola y la mujer relata su versión de los hechos. El día antes, Alton Sterling, se fue de este mundo en Baton Rouge, Luisiana, disparado por dos agentes que le dispararon cuando ya había sido reducido.

Fuentes: El País de España y La Jornada nacional de México